Ir al contenido principal

Así es como trabaja un programador ciego




Tuukka Ojala es un desarrollador de software ciego originario de Finlandia. Cuando trabaja, mantiene su computadora portátil cerrada tiene un teclado externo conectado a ella con la que puede realizar su trabajo de una manera peculiar y extraordinaria. 



La computadora que utiliza ejecuta Windows 10 con un programa destinado a acceder a la computadora. Un lector de pantalla intercepta lo que está sucediendo en la pantalla y presenta esa información a través de braille (a través de una pantalla de braille separada) o discurso sintético. 

Un discurso sintético que tiene una voz de sonido robótica que habla alrededor de 450 palabras por minuto. Para que te des una idea, el inglés que se habla comúnmente va de 120 a 150 palabras por minuto. 

Los comandos que utiliza son similares a los que usamos los que no padecemos de invidencia: las teclas de flecha y la tecla de tabulación te mueven dentro de una ventana, los cambios de alt + tab navegan entre las ventanas, etc. Los lectores de pantalla también tienen un montón de atajos propios, como desactivar algunas de las funciones de las ventanas. 

El habla o el braille por sí solo no pueden realizar una representación exacta de cómo una ventana de Windows se presenta visualmente. Toda la información debe ser presentada de manera lineal. 

Por ejemplo, si copias una página web y la pegas en el bloc de notas, obtendrías una idea aproximada de cómo trabaja Tuukka Ojala. 

Es sólo un montón de líneas apiladas; sin embargo, un lector de pantalla puede recoger la semántica utilizada en el HTML de la página web, para que los enlaces, títulos, campos de formulario, etc. sean anunciados correctamente.
 



Windows es sin duda el sistema operativo que ha permitido a Tuukka Ojala desarrollarse sin ningún problema en su área. El trabajo que realiza es completamente funcional, admirable, fascinante y digno de reconocimiento. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Rurik Gislason "el 19 de Islandia"

MOSCU.- El partido que la Argentina empató ayer ante Islandia, por la primera fecha del grupo D del Mundial, dejó mucha preocupación para el equipo de Jorge Sampaoli. Sin embargo, buena parte del público en nuestro país se quedó contento: Rúrik Gislason, uno de los jugadores del equipo europeo, fue la gran sensación en las redes sociales. Gislason tiene 30 años y juega en Sandhausen, un equipo que compite en la segunda división de Alemania. El volante, quien viste la número 19 en su espalda, ingresó en el segundo tiempo y fue furor en las redes sociales. A tal punto, que en la Argentina se convirtió rápidamente en trending topic. El jugador islandés vio cómo los seguidores de su cuenta de Instagram explotaron. Según algunos sitios, creció más de 200 mil seguidores en la casi media hora de juego que tuvo en cancha.



😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍


😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍



😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍?…

Ilustraciones para sumergirte en los pulsos del bosque

Los trabajos con microanimaciones de la ilustradora Alexandra Dvornikova seducirán tus sentidos.

En un trabajo con detalle artesanal, y con casi imperceptibles pulsos animados, la ilustradora rusa Alexandra Dvornikovanos deja sumergirnos en peculiares escenas en medio de la naturaleza.Jugando entre lo lúgubre y la ternura, el trabajo de esta artista cuenta la historia de un bosque perdido, como ella lo concibe en su imaginación.

En este bosque ella encuentra al espíritu de los animales, viviendo pacíficamente. Pero más aún: se encuentra con que una chica vive ahí; una chica que es uno y todo con este ecosistema natural.



Al final, todo este esplendoroso trabajo no es sino una invitación, enigmática y hechizante, para que acompañemos a esta artista al bosque de su imaginación, repleto de diminutos pulsos de vida.



Este precioso trabajo creativo de Dvornikova va de la mano con su otro trabajo: ayudar a personas con desórdenes mentales. Algo que sin duda tiene sentido desde la perspectiva de e…

El ingeniero que cobró 10.000 dólares por trazar una raya de tiza

A comienzos del pasado siglo, el ingeniero Charles Proteus  Steinmetz cobró una pequeña fortuna a Henry Ford por detectar el fallo de un generador eléctrico. Dice un dicho popular que las abultadas facturas que suelen cobrar los servicios técnicos por reparar aparatos tecnológicos no son: «Por apretar un tornillo», sino«por saber qué tornillo apretar».
Lo que muy pocas personas conocen es que este tópico que persigue a muchos ingenieros tiene un origen completamente real. Ahora, por fin, he llegado al origen del asunto pero, antes, habrá quien se pregunte: ¿quién era el tal Steinmetz? Es considerado  uno de los padres de la tecnología eléctrica del siglo XX. Trabajó en la General Electric y realizó importantes aportaciones en ingeniería eléctrica y matemáticas. De hecho, la expansión de la corriente alterna y su uso en la industria a gran escala en generadores, motores y todo tipo de aparatos fue impulsada precisamente por las aportaciones matemáticas y técnicas de Steinmetz, sobre todo…