Ir al contenido principal

Las prisiones más curiosas y extrañas del mundo

Pequeñas, familiares, de lujo, famosas... si crees que todas las prisiones son iguales, estás equivocado. Cuando hablamos de cárceles, la primera imagen que nos viene a la mente es una celda oscura, húmeda y de pequeño tamaño. Sin embargo, existen penitenciarias que nada tienen que ver con esta idea que tenemos.


Prisión Sark (Guernsey)




Esta prisión construida en 1856 es la más pequeña del mundo, ya que solo tiene espacio para dos presos. Es una celda de detención dónde los presos solo pueden estar dos días. En la actualidad, sigue funcionando, sobre todo para albergar a visitantes o trabajadores estacionales ebrios.

Prisión San Pedro (Bolivia)




En esta cárcel, los prisioneros tienen trabajos dentro de las instalaciones, pagan o alquilan sus dormitorios, y a menudo viven con sus familiares. Aquí, los reos han desarrollado sus propias leyes y reglas. Cada sector (de los ocho que existen) elige anualmente un líder delegado y un tesorero. Los prisioneros que posean dinero viven muy bien en esta cárcel.

Prisión Justizzentrum Leoben (Austria)




El edificio se parece más a una biblioteca modernista que a una cárcel. Esta construcción fue diseñada en 2004 y se considera una prisión de lujo o cinco estrellas. Esta cárcel está rodeada de zonas verdes, abundante luz natural, un patio y balcones con barrotes. Cada prisionero tiene un espacio para vivir incluso con cocina propia.

Prisión de Halden (Noruega)




Esta cárcel se considera la más humana del mundo, y es que la única diferencia con vivir en el exterior es la falta de libertad. En esta prisión no existen barrotes en las ventanas ni vallas electrificadas. Tampoco hay cámaras de vigilancia y los guardias no llevan armas. Los conflictos se solucionan discutiéndolos y no por la fuerza, esto se debe a que los guardias y los presos conviven las 24 horas del día, pudiendo solucionar rápidamente cualquier problema que surja. Los presos de Halden deben emplear su tiempo en la prisión eligiendo entre trabajo o formación, de esta manera, les será más fácil la reinserción en la sociedad cuando cumplan su condena.


Prisión de Alcatráz (California)




Es la más famosa de todas las prisiones, e incluso ha inspirado una película. Fue una prisión de máxima seguridad desde 1934 a 1963. Su cierre se debió principalmente a la mala reputación tras el conocido “Escape de Alcatraz”, donde Frank Morris y los hermanos Anglin protagonizaron en 1962 la huida con más intriga de la historia. Si la visitas, puedes ver las celdas de estos presos que escaparon e incluso los muñecos que crearon para engañar a los vigilantes.


Prisión Cebu (Filipinas)




Esta cárcel filipina fue conocida por su programa de rehabilitación de reclusos mediante el baile entre 2005 y 2010. En la actualidad, los presos se dedican a preparar shows y actuaciones durante la mayor parte de su tiempo bajo la supervisión del director de la prisión. En la foto de arriba los reclusos están bailando la canción “Thriller” de Michael Jackson.


Prisión de Bastoy (Noruega)




Es una prisión de baja seguridad que ocupa la totalidad de la isla de Bastoy. Es una cárcel eco-amigable con paneles solares y actividades al aire libre. Los presos pueden moverse con total libertad por toda la isla, viven en cabañas, aprenden oficios y trabajan en talleres o en las granjas.

La prisión es considerada un gran modelo de reinserción social, ya que la tasa de reincidencia no supera el 16%.


Prisión Kresty (Rusia)




Es la cárcel más superpoblada. Cuenta con un aforo para 3000 presos y alberga al menos a 10 000. La prisión fue uno de los primeros edificios en Rusia que utilizó iluminación eléctrica, sistemas de ventilación y calefacción central. En 2016, Vladímir Putin decidió que el edificio se trasladase a las afueras de San Petersburgo debido a la celebración del Mundial de Fútbol 2018. Es posible que los turistas visiten esta prisión.

Como has podido leer, no todos los presos cumplen condena en las mismas condiciones.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Rurik Gislason "el 19 de Islandia"

MOSCU.- El partido que la Argentina empató ayer ante Islandia, por la primera fecha del grupo D del Mundial, dejó mucha preocupación para el equipo de Jorge Sampaoli. Sin embargo, buena parte del público en nuestro país se quedó contento: Rúrik Gislason, uno de los jugadores del equipo europeo, fue la gran sensación en las redes sociales. Gislason tiene 30 años y juega en Sandhausen, un equipo que compite en la segunda división de Alemania. El volante, quien viste la número 19 en su espalda, ingresó en el segundo tiempo y fue furor en las redes sociales. A tal punto, que en la Argentina se convirtió rápidamente en trending topic. El jugador islandés vio cómo los seguidores de su cuenta de Instagram explotaron. Según algunos sitios, creció más de 200 mil seguidores en la casi media hora de juego que tuvo en cancha.



😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍


😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍



😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍?…

Ilustraciones para sumergirte en los pulsos del bosque

Los trabajos con microanimaciones de la ilustradora Alexandra Dvornikova seducirán tus sentidos.

En un trabajo con detalle artesanal, y con casi imperceptibles pulsos animados, la ilustradora rusa Alexandra Dvornikovanos deja sumergirnos en peculiares escenas en medio de la naturaleza.Jugando entre lo lúgubre y la ternura, el trabajo de esta artista cuenta la historia de un bosque perdido, como ella lo concibe en su imaginación.

En este bosque ella encuentra al espíritu de los animales, viviendo pacíficamente. Pero más aún: se encuentra con que una chica vive ahí; una chica que es uno y todo con este ecosistema natural.



Al final, todo este esplendoroso trabajo no es sino una invitación, enigmática y hechizante, para que acompañemos a esta artista al bosque de su imaginación, repleto de diminutos pulsos de vida.



Este precioso trabajo creativo de Dvornikova va de la mano con su otro trabajo: ayudar a personas con desórdenes mentales. Algo que sin duda tiene sentido desde la perspectiva de e…

El ingeniero que cobró 10.000 dólares por trazar una raya de tiza

A comienzos del pasado siglo, el ingeniero Charles Proteus  Steinmetz cobró una pequeña fortuna a Henry Ford por detectar el fallo de un generador eléctrico. Dice un dicho popular que las abultadas facturas que suelen cobrar los servicios técnicos por reparar aparatos tecnológicos no son: «Por apretar un tornillo», sino«por saber qué tornillo apretar».
Lo que muy pocas personas conocen es que este tópico que persigue a muchos ingenieros tiene un origen completamente real. Ahora, por fin, he llegado al origen del asunto pero, antes, habrá quien se pregunte: ¿quién era el tal Steinmetz? Es considerado  uno de los padres de la tecnología eléctrica del siglo XX. Trabajó en la General Electric y realizó importantes aportaciones en ingeniería eléctrica y matemáticas. De hecho, la expansión de la corriente alterna y su uso en la industria a gran escala en generadores, motores y todo tipo de aparatos fue impulsada precisamente por las aportaciones matemáticas y técnicas de Steinmetz, sobre todo…